Funcionarios Ricos, Empleados Pobres

96_9195_torena erika

http://www.aguayaceite.com.ar/verNoticia.php?id=9195

Una propuesta superadora

El desdoblamiento no ha sido solo en escalas salariales. Evidentemente el desacople de las escalas salariales de funcionarios políticos respecto de los sueldos de los empleados municipales no ha sido el único ni el más grave. La escisión ha sido respecto de la realidad. Esta triste jugada deja nuevamente al descubierto el desinterés del ejecutivo municipal respecto de la realidad en que vivimos. Mientras los docentes no consiguen lograr un prudente acuerdo para comenzar las clases, los funcionarios se aumentan un 50% sus salarios. Mientras se disputa el alimento de los chicos en los comedores, los funcionarios se aumentan un 50% sus salarios. Siempre el interés individual por sobre el general, lo privado sobre lo público.

Es correcto que los funcionarios –secretarios, directores, coordinadores, etc- cobren sueldos acordes a sus importantes funciones y a su nivel de responsabilidad (que deberían tener). Pero mucho más importante es que los agentes municipales perciban ingresos dignos para lograr su desarrollo personal y el de su familia. No es posible construir una ciudad justa con funcionarios ricos y empleados pobres.

El decreto que estipula la nueva escala salarial para funcionarios alega la necesidad de lograr homogeneidad y competitividad respecto de otros organismos de la administración pública. Por ende, que la planta política perciba remuneraciones similares a las de otras municipalidades y organismos públicos. Con el mismo argumento el Departamento Ejecutivo debería reestructurar los magros salarios de los empleados municipales que perciben $2473.- en las categorías más bajas y $3441.- en las más altas. Mientras que por tomar un ejemplo en Bahía Blanca  -como en otros tantos municipios- las categorías más bajas perciben $4800.- y las más altas $7200.- Nuestros municipales no perciben siquiera el Salario Mínimo Vital y Móvil que desde enero es de $3600.  La situación es de una extrema gravedad, pero al Ejecutivo parece no importarle.

Cuando se realizó el desdoblamiento de las escalas salariales se argumentó que  hasta ese momento los incrementos salariales a la planta de empleados municipales terminaban beneficiando en mayor medida a la planta política, ya que todo aumento que lograban los trabajadores se trasladaba automáticamente a los funcionarios, justamente por estar unificada la escala salarial. En la lógica de dicha Ordenanza los municipales deberían lograr aumentos porcentuales mayores que los de la planta política. Lo contrario ha sucedido, nuevamente Inza demuestra su traicionero accionar.

Desde la banca del Partido Socialista presentaremos un proyecto de resolución elaborado por nuestro compañero Eduardo Víctor Lapenta, profesor de Derecho Constitucional y Derecho Administrativo, donde se consagran los lineamientos básicos a respetar en materia de políticas de Estado referente al empleo publico.

La misma contiene una propuesta para reestructurar la escala salarial tomando como base los valores del  Salario Mínimo Vital y Móvil. Ningún empleado de la comuna podrá percibir una remuneración inferior al Salario Mínimo Vital y Móvil, prohibiéndose las erogaciones salariales por debajo del mismo.  Pero a su vez limitando las retribuciones del personal de planta política a un máximo de cinco (veces el peor sueldo del empleado municipal, de Ingresante o de Servicios V). Nadie merece tanto.

Queremos ingresos y ascensos por concursos públicos, generando igualdad, transparencia y garantizando la idoneidad del agente. Cuestión básica en todo estado republicano.

Exigimos el pase a planta permanente de forma automática transcurrido el año de designación (art. 7. Ley 11757). La estabilidad del empleado asegura que aplicara la ley por sobre las ordenes del superior.

Queremos se consolide la carrera administrativa y se otorguen estímulos remuneratorios. Las categorías más altas deben tener un sueldo básico que duplique a las categorías inferiores.

Debemos respetar el derecho constitucional de igual remuneración por igual tarea. Progresivamente, hay que fijar remuneraciones no inferiores a lo que perciben los trabajadores privados que se desempeñan en las mismas actividades.

En política se deben definir prioridades y actuar en consecuencia. Es hora de que todos los sectores políticos abandonemos las mezquindades y nos sentemos a proyectar el municipio que queremos, motor fundamental del Azul que soñamos.

Erica Torena
Concejal – Partido Socialista de Azul

Pin It on Pinterest

Share This
Subscribete al Newsletter

Subscribete al Newsletter

 

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias.

¡Te has suscripto correctamente! Gracias