El Intendente Bertellys no quiere recibir malas noticias

25102015__DSC0920

Eduardo Victor Lapenta
Partido Socialista de Azul

Finalmente terminó el año sin que Hernan Bertellys nos concediera la audiencia que le pedimos hace más de diez días, por el Partido y el Bloque Socialista. No quiso recibir malas noticias.

Sabe que estamos objetando el proyecto de presupuesto, que pretende absurdas delegaciones de poder en el Ejecutivo (arts. 5, 6, 7, 8, 10, 12, 13, 15 segundo párrafo, 16, 21 segundo párrafo, 23), contiene omisiones notorias y disposiciones objetables (arts. 14 personal, 21 primer párrafo y 24). La declaración de emergencia es, en su esencia, el permiso de manipulación del personal municipal, y la extorsión a los proveedores para que acepten pagos a moneda desvalorizada en cuotas durante cuatro años, etcétera. Son decisiones de evidente ilegalidad, pero que aprovechan la lentitud del sistema judicial para pronunciarse.

En breve síntesis, el Ejecutivo pretende que lo autoricen para que decida a su antojo, todo aquello que fue motivo de cuestionamiento al Intendente Inza. Si sucede, no habremos avanzado un solo paso.

Para “superar la emergencia”, el proyecto de presupuesto prevé, para la planta política, un aumento sustancial de los sueldos, una bonificación por antigüedad, y una “bonificación por función” del cuarenta por ciento (40%) para todos, porque quien no tenga capacidad y responsabilidad hay que echarlo ¿no? Se crean categorías para disfrazar de cargos políticos (“Responsables de unidades y subunidades”, “Director de Área”, etcétera) las funciones que corresponden a planta permanente. El número de cargos es ilimitado. Por el contrario, no hay previsto incremento para el personal municipal, y se está gestionando la suspensión de la ley 14.656, que asegura el sueldo mínimo vital y móvil.

Mientras tanto los azuleños tendremos un aumento de 40% en las tasas municipales, y las deudas de los proveedores que se registran en 2015, se abonarán en cuotas mensuales, iguales y consecutivas durante cuatro años. Salvo prebendas o privilegios de los amigos de la gestión, como ocurría con Inza.

Recordemos la frase “Funcionarios ricos, empleados pobres” para tener en claro quién pagará la fiesta inzista.

Asuncion-Bertellys-2015-12-11_00005

Proyecto de Ordenanza de Presupuesto 2016 con las Observaciones del socialismo (150 Kb)

Proyecto de Ordenanza declarando la Emergencia Económica con las Obsevaciones del socialismo (70 Kb)

Lejos de proyectar una reforma estructural que limite los gastos que generan el déficit estructural del municipio, por ejemplo, estableciendo un número reducido de funcionarios políticos, y congelando las vacantes, el proyecto de presupuesto pretende autorizar indefinidamente la planta actual. Una autorización para cubrir cada jubilación o renuncia.

Hernan Bertellys tiene, frente a los azuleños, una imagen distinta. Recorre la ciudad hablando con los vecinos, ha promovido festivales solidarios para cubrir necesidades urgentes, y se ha involucrado personalmente en actuar respecto a problemas, como el tránsito o el bacheo, por mencionar algunos.

¿Cómo explicar esta contradicción? Es como si hubiera un doble andarivel, por uno transitan las buenas intenciones, por otro las decisiones efectivas. Primero tenemos que recordar los problemas con que concluyó la gestión anterior.

Reclamábamos entonces transparencia, diálogo, consenso, cese de la discriminación, manejo no arbitrario en la relación con los empleados, con las entidades de la sociedad civil, y con los proveedores. Le exigíamos limitar la cantidad de funcionarios políticos, asegurar bases mínimas de la carrera administrativa (concursos, remuneraciones, etc.), que es el reaseguro del funcionamiento y control en la administración municipal.

¿Diálogo? No. No solo se negó la audiencia al socialismo, también se negaron espacios de debate sobre los proyectos entre concejales y funcionarios del ejecutivo. Tampoco han explicado a la comunidad el incremento de tasas y sus motivos. No es lo mismo hablar o cantar, que asumir el diálogo y el debate respecto a decisiones concretas que afectan a la gente. ¿Consenso? No. Integraron las comisiones del Concejo Deliberante sin buscar consenso alguno, imponiendo voluntades. ¿Transparencia? Tampoco. No fue posible conocer el texto del Decreto por el que se deroga aquellos que Inza utilizó para incorporar en planta permanente a un conjunto de agentes. Extraña simetría con el ocultamiento inzista. ¿Respeto a la carrera administrativa? Menos aún. Además de la cobertura política de cargos que debieran ser de planta, ya se conoce al menos un caso de un agente desplazado en su cargo jerárquico de planta, para poner un amigo integrante de un sindicato, sin respetar derechos, llamar a concurso, o cualquier otro procedimiento aceptable.

¿Son decisiones de Hernán Bertellys? Tardamos un par de años en convencernos que Jose Inza tomaba las decisiones, no parecía darse cuenta. Hoy no va a suceder lo mismo. Se lo digo con absoluta claridad: hacete cargo, porque sos el Intendente, y las decisiones –buenas o malas– son de tu absoluta responsabilidad.

Me parece que Hernan Bertellys tiene aún la posibilidad de retomar una actuación correcta en términos de interés de los azuleños, de impulsar cuestiones de estado municipal que sirvan para todos los gobiernos futuros. Le estamos marcando los errores, y ofreciendo colaboración. Tendrá que decidir.

Pin It on Pinterest

Share This
Subscribete al Newsletter

Subscribete al Newsletter

 

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias.

¡Te has suscripto correctamente! Gracias