fracaso-escolar

Consejo Escolar de Azul: Un animal domesticado

Hace escasos seis meses nos pedían el voto para ser Consejeros Escolares, hoy nos anuncian su impotencia, política por supuesto, como representantes del pueblo, para asegurar el transporte y los comedores estudiantiles.

Eduardo Victor Lapenta
Partido Socialista de Azul

“El Consejo Escolar no está en condiciones de garantizar los comedores ni el transporte” (El Tiempo, 7/3/2014). “Si mañana empezarían las clases, no tendríamos comedores escolares, esa es la realidad” y los transportistas “no van a arrancar” explicaron los Consejeros Escolares en conferencia de prensa, dando detalles del abismo entre el valor reconocido ($ 5) por la provincia –es decir, por el Gobernador Scioli– y el costo del menú ($ 12), y “tuvimos que desestimar” todas las ofertas de la licitación “porque no podemos asegurarle a los proveedores que van a cobrar” y “sería una irresponsabilidad hacerlo”. Añadieron tampoco dieron resultado las gestiones ante las autoridades comunales –el Intendente Inza–, y por ese motivo “queríamos que la comunidad se entere de manera anticipada que el Servicio Alimentario Escolar y el transporte rural no se va a poder prestar”.

Pidieron ser elegidos, hicieron campaña para que los votemos ¿y ahora? Lo que anuncian es que no pueden hacer nada, que nadie –ni la provincia ni el municipio– hace caso al pedido del Consejo Escolar de Azul, y que solo queda esperar. Nos preguntamos ¿es irresponsable contraer deudas, o es irresponsable dejar a los niños sin escuela?

Extraño, porque el gobierno provincial tiene la indelegable responsabilidad de brindar la educación obligatoria, gratuita y equitativa, que es un derecho humano fundamental (arts. 198, 199 y concs. de la Constitución bonaerense), y un deber público que solo se cumple cabalmente brindando el transporte y alimentación a los más vulnerables. Extraño, porque la educación es, junto con la seguridad y la salud, las prestaciones esenciales que justifican la existencia misma del estado. Extraño, porque los niños son preferentes en nuestra sociedad, todos los entendemos así, y no tenemos futuro posible sin ellos.

No confundamos el paro docente, que consiste en el ejercicio del derecho constitucional de huelga, con la supresión dispuesta por el estado, del derecho a la educación de los sectores más necesitados. Son cosas distintas.

Los Tratados de Derechos Humanos imponen al estado la prohibición de regresividad en los derechos, es decir, que dejen de darle el trasporte y alimento que otorgaban, salvo que se reconozca públicamente una situación de crisis gravísima, que se compensa con ayuda internacional o con mayores esfuerzos de la sociedad civil, como pasó en la crisis del 2001. ¿Estamos en una crisis de esa índole?

El Consejo Escolar es una institución  bonaerense, que se integra con representantes del pueblo, y tiene como responsabilidad básica asegurar el derecho a la educación en escuelas públicas, y muy especialmente para quienes no pueden pagar escuelas privadas. Sabemos que sin transporte ni alimentación, se niega la educación a quienes no podrán concurrir ni aprender.

Antes que alguno se ofenda, aclaro que esta nota pretende ser un aporte para comprender el verdadero rol político del Consejo Escolar, que ejerce el mandato popular de los habitantes del Partido de Azul. Para que los Consejeros abandonen el papel burocrático y rutinario, de meros amanuenses, al que quieren relegarlos las autoridades provinciales.

Consejos Escolares de Distrito

Los Consejos Escolares de Distrito se crearon en la Provincia de Buenos Aires hace 140 años, con la Constitución de 1873, permaneciendo como institución electiva, en las Constituciones de 1889, 1934 y 1994. Solo en la Constitución de 1949, que rigió hasta 1956, se suprimieron. Tienen como función “La administración local y el gobierno inmediato de las escuelas en cuanto no afecte la parte técnica, estarán a cargo de consejos electivos… de cada partido de la Provincia” (CPBA 1932, art. 190 inc. 6°) y “La contribución escolar de cada distrito será destinada a sufragar los gastos de la educación común en el mismo, preferentemente, y su inversión corresponderá a los consejos escolares” (inc. 7°).

La provincia de Buenos Aires estuvo entre las primeras en “establecer y realizar un sistema de educación común”, encomendando la administración inmediata de las escuelas a Consejos Electivos de Vecinos. El constituyente fue sabio. Ya en 1873 supo que tendríamos conflictos con la provincia, por la educación, y nos permitió elegir autoridades para que disputen con la provincia los fondos necesarios, para que ejerzan acciones políticas, administrativas, penales y civiles necesarias para asegurar la educación pública en Azul. Nada menos que eso.

Los historiadores han mostrado los conflictos de las autoridades educativas del poder ejecutivo provincial, con los Consejos Escolares (Claudia Freidenraij, Mara Petitti, entre otros), y se aprecia que la Dirección General de Cultura y Educación utilizó todos los medios a su alcance para reducirlos a meros empleados. Así, la Constitución de 1994,  califica a los “Consejos Escolares” como “órganos desconcentrados” de la Dirección General de Cultura y Educación (art. 203), aunque reconoce las potestades de “Administración de los servicios educativos, en el ámbito de competencia territorial distrital, con exclusión de los aspectos técnicos pedagógicos”.

Más allá de toda confusión, una correcta interpretación constitucional determina que: a) es imposible la supresión los Consejos Escolares porque la Constitución asegura su existencia; b) comprende a todos los habitantes de su circunscripción territorial;  y c) tiene  elección popular de sus autoridades. Por esa razón, las leyes, reglamentos, resoluciones, circulares o directivas provinciales, no pueden privarlos de las atribuciones mínimas necesarias para el desempeño de su cometido, como ha expresado en lo pertinente la Corte Suprema de Justicia Nacional (Rivademar, 1998).

Cauces posibles de acción

Protestar por los medios de comunicación es lo que hace quién no ejerce un cargo electivo con atribuciones directas en la cuestión. Los padres de los alumnos, las cooperadoras, o las organizaciones de la sociedad civil.

Como Consejo Escolar tiene otras potestades y, en consecuencia, otras responsabilidades. Por ejemplo, puede efectuar un requerimiento formal al Gobernador Scioli; recabar la intervención de los legisladores electos por Azul para que actúen en el ámbito de sus atribuciones; denunciar ante el H. Tribunal de Cuentas que con el presupuesto público se abonan punteros políticos o propaganda partidaria, sustrayéndolo de los servicios básicos de la educación pública; interponer una acción de amparo ante el poder judicial; efectuar la denuncia penal por incumplimiento de los deberes del funcionario público contra las autoridades de la Dirección General de Cultura y Educación; autorizar las erogaciones por cuenta de la provincia de Buenos Aires; etcétera.

Si no pueden o no quieren hacer más que una conferencia de prensa, tal vez sea más digno renunciar.

Pin It on Pinterest

Share This
Subscribete al Newsletter

Subscribete al Newsletter

 

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias.

¡Te has suscripto correctamente! Gracias