hqdefault

Eduardo Victor Lapenta
Partido Socialista de Azul

Tenemos motivos para creer que la oportunidad socialista para Azul trae esperanza y alegría a los azuleños, y así lo sentimos en la confianza y el cariño que la gente nos transmite personalmente, por las redes, y en las más distintas formas.

En la columna de hoy, Carlos Comparato –uno de los excelentes periodistas que tiene Azul–, usa la letra de un tango para describir lo que considera una “decadencia política” con “falta de proyectos a mediano y largo plazo” y la ausencia de una “planificación de un nuevo concepto social que atraviesa desde lo urbanístico hasta el desarrollo económico, que achique las distancias” (es decir, que reduzca la enorme desigualdad social, económica y urbanística). Extrañamente, lo que dice que no hay, es lo que proponemos los socialistas. ¿Está distraído?

Experto en el análisis de la realidad política, las columnas semanales de Comparato impactan sobre la vida y el humor de los azuleños, especialmente en quiénes se preocupan de lo público. En definitiva, quiénes comprenden que allí tenemos que buscar el mejoramiento de la vida en común, y las posibilidades de que podamos desarrollarnos individual y colectivamente en Azul, en nuestra ciudad, y lo que les dejaremos a nuestros hijos y nietos.

Esta semana transmitió una visión innecesariamente negativa, que si bien tiene andamiaje en la realidad comunal (“trabajo ilegal” El Tiempo 23/5/2015, “percusión política” y “empleada fantasma” 24/5/2015, y podríamos seguir),  no se ajusta a las expectativas futuras, a escasos días de un proceso electoral. Y debiera repensarlo, porque el periodismo tiene la enorme responsabilidad de proponer la agenda de temas, y de incidir sobre la opinión pública ciudadana.

La oportunidad socialista para Azul

Sostenemos que toda la creatividad, la innovación y el esfuerzo proviene de la comunidad en su conjunto, de verdaderos emprendedores comunitarios de lo público, y el gobierno comunal tiene el deber elemental de potenciar sus proyectos orientándolos si fuera necesario, para lograr los fines de la vida en común: calidad de vida, reducción de desigualdades, cohesión social, etcétera.

El ejercicio de repasar proyectos negados, iniciados, abortados, culminados y en continuo desarrollo, nos permite rechazar la afirmación de Comparato: Sobran proyectos, pero falta un gobierno municipal que tenga la visión y el coraje de implementarlos. Un gobierno socialista.

Las oportunidades perdidas definen el estancamiento de la ciudad, por temor, miopía política, sectarismo en aceptar ideas o personas de otras ideologías, o sencillamente, por priorizar los beneficios del gobernante y sus amigos por sobre el bien común.

Precisamente por ese motivo se equivocan quienes reclaman el rejunte electoral, en lugar de un programa de acción política común. Pedir que todos se amontonen, es resignar convicciones transformadoras, igualitarias –aquellas que el propio Comparato añora–, que son las únicas que servirán para que Azul salga del estancamiento.

Como socialistas afirmamos que hay que “creer para ver”, porque “vivimos juntos y decidimos juntos”, y solo así vamos a construir El Azul Que Queremos. Tenemos hoy “la oportunidad socialista para Azul”.

Proyectos de mediano y largo plazo: Arq. Alicia Lapenta

Boca-de-las-Sierras

No es un secreto para los azuleños que muchos de los proyectos transversales más importantes de los últimos veinte años han sido liderados por la Arquitecta Alicia Lapenta, militante socialista y profesional del municipio, que se ha esforzado en el desarrollo de Azul como ciudad creativa, y aquí, y aquí, y aquí, y aquí. Un orgullo ser su hermano y compañero político.

Se adelantó en 20 años al pensar un entramado del desarrollo social, económico, turístico, cultural y urbanístico, y recién ahora la estamos entendiendo: Animación socio cultural, recuperar los espacios públicos comunes, jerarquizar el espacio urbano, etcétera. Nos parecía chino entonces, y ahora nos damos cuenta que es una firme oposición a los privatistas o los carceleros del espacio público, que pretenden clubes o shoppings para el beneficio de algunos, los que multiplican policías y patrulleros y ahuyentan de a los jóvenes de las calles como absurda concepción absurda de la seguridad urbana. Veámos algunos. Solo puedo enunciarlos, porque requerirían más extensión que esta nota.

“Azul es una fiesta” (1994) adonde buscó la reactivación socio económica de los espacios públicos, discontinuado en 1995. La identidad de Azul con “la faja pampa” (1996), discontinuado en 2000, y reemplazado por un logo abstracto carente de valor identitario.  El museo del trabajo rural (2001), etcétera.

El proyecto de Reactivación Socio Económica del Casco Histórico de Azul (Colon a Costanera, Mitre a Perón), que aún duerme en el Concejo Deliberante, y tuvo su golpe mortal –entre otras medidas– cuando suprimieron el antiguo y valiosísimo empedrado de la calle Bolívar de Rivadavia a Costanera (2002). Ahora es una calle asfaltada más.

“El Camino Interserrano Bonaerense” (2013), un proyecto socio económico orientado hacia la economía social en zona rural, cuya extensión requirió cuatro notas consecutivas en el Diario El Tiempo, y que cuenta con el aval de los restantes municipios. ¿Azul?, bien gracias.

Tal vez el proyecto más importante de Azul, lograr la transferencia del Lago de Boca de las Sierras. En 2000 el municipio armó un equipo, pero no logró articular un proyecto que aprovechara el gobierno nacional políticamente afín. En 2013 Alicia Lapenta lideró el proyecto actual, como propuesta de turismo natural manteniendo el valor paisajístico, y articulando con desarrollo académico y de economía social, con la colaboración interinstitucional de varias facultades de la Unicen, y logró la aceptación de las autoridades de Fanazul, que se comprometieron a gestionarlo siempre que el Intendente lo presentara formalmente. Ya es tarde para que Inza se despabile.

A ello ha sumado su colaboracion con distintas organizaciones de la comunidad, para implementar un proyecto de economía social y otro de cultura comunitaria (casas de cultura), desde una visión democrática y participativa de la cultura y el desarrollo económico.

Otros proyectos importantes que recuerdo ahora (ayúdenme los lectores)

10006011_10152125791950671_5815624016287805904_o

El proyecto de la Facultad de Derecho en Azul, que tuve la responsabilidad de liderar (1998 a 2012), marcó un hito importante, con distintas gestiones y superando todo tipo de dificultades. Es conocido por todos, y está en constante desarrollo.

Allí se generaron una secuencia de otros proyectos trascendentes, directos e indirectos, por ejemplo, con nuestra propuesta de creación del Fondo de Educación Superior para financiarlo.

3idiomesjpg2

Uno de ellos fue la incorporación de Azul entre las “Ciudades Educadoras” que nuclea la Asociación Internacional de Ciudades Educadoras (2000). Una plataforma de visibilidad internacional y una concepción de ciudad emblemática adonde todas las acciones públicas deben pensarse en términos de acciones educadoras, que fue desaprovechada, y quedamos afuera pocos años más tarde. Había generado una enorme expectativa comunitaria que resultó defraudada.

El Programa “Azul, ciudad segura” (2003) como parte de una política de seguridad democrática, para reducir las causas del delito, impulsado por la Facultad de Derecho, que fue abortado años más tarde sin darle continuidad. Se nuclearon jóvenes en situación de riesgo, dándole oportunidades de vida digna, aprendiendo oficios y sin subsidios. Tal vez los problemas de delito actual tengan como autores a aquellos a quiénes dejamos de incluir entonces. Una pena, porque por un tiempo nos colocó en la avanzada de las políticas de seguridad, envidiados por Tandil y Olavarria.

0e95d2ca4a06734c98a6267e66380c08 (1)

Otro programa en permanente desarrollo, aunque últimamente sometido a permanente avances del poder político, es el proyecto de declaración de Ciudad Cervantina (2004) y el Festival Cervantino, que llevó adelante la Asociación Española, el mismo grupo humano que antes logró uno de los mayores orgullos de loa azuleños, la restauración del Teatro Español. Allí pudimos realizar un aporte pequeño desde la Facultad de Derecho para la continuidad de las Jornadas Cervantinas (2010) con el aval académico y la creación del Centro de Estudios Jurídicos en Artes y Letras.

ureca

En Cachari el proyecto URECA tuvo un increíble apoyo comunitario como campañas como la “descacharrización”, y terminó estancado cuando por pijoterías políticas lo excluyeron al verdadero impulsor del proyecto. Los esfuerzos comunitarios en Chillar y Cachari para dotar a los hospitales con valiosas donaciones, incluso de inmuebles, son dilapidadas por la actual gestión, que incluso le niega el ingreso a los directivos de la cooperadora.

otonoaz

El Festival de Teatro denominado “Otoño Azul” que logró nuclear grupos de distintas partes del mundo (video), creciendo exponencialmente desde el año 2000, fue violentamente abortado en el año 2012. Desde la Facultad de Derecho contribuimos minúsculamente con un premio y con la adquisición de entradas para sortear entre los estudiantes, pensando en formación humanística de los graduados. Nuevamente la voluntad omnímoda del poder le baja el pulgar a lo comunitario, a vista y paciencia del Concejo Deliberante que mira para otro lado, en lugar de ejercer sus potestades.

Addenda (25-5-2015)

Algunas iniciativas que no he mencionado: Paseo Bolivar, buena iniciativa de recuperar el espacio público apoyado por la gestión anterior, y abortado por la actual. AzulRock, tendrán que opinar los jovenes, pero me parece que el gobierno municipal tiene que apoyarlo como iniciativa de musicos y fans, y no desnaturalizarlo convirtiendolo en un evento municipal. ExpoMiel, esta gestión castiga a la organización que lo realiza, porque cree que deben ser obsecuentes del gobierno.  Encuentro de Motos, idem AzulRock, hay que volver a los origentes adonde la municipalidad se limite a apoyar el evento con recursos humanos y materiales. Fiesta de la Vaca (¿?), tal vez me equivoque, pero parece un negocio privado con subsidio del estado municipal y provincial, si asi fuera hay que encauzarlo a formas comerciales, sino, organizarlo sobre las bases comunitarias antes expresadas.

Actualmente hay infinidad de proyectos comunitarios que el gobierno municipal no apoya, excepto que se conviertan en “aplaudidores” del modelo Inza, o que se invisibilicen para que el funcionario de turno pueda decir que “es un proyecto suyo”.

Y seguramente hay decenas más que no recuerdo. Hoy muchos grupos que realizan actividades culturales, deportivas, comunitarias, solidarias, y se ven obligados a aceptar un gobierno comunal abusivo y clientelar. Un gobierno que tampoco nos representa cuando hay que dirigir el reclamo a las autoridades provinciales o nacionales, porque Inza no quiere “irritar” a quienes les mendiga favor político para ser reelecto. Para pensarlo, y evitar que se repita.

Política de la peor especie, adonde se pisotea la dignidad y la libertad de los azuleños, se rapiña su reconocimiento, y se los intenta manipular con la promesa del dinero y demás bienes públicos que usan arbitrariamente como su fueran suyos, provenientes de su propio bolsillo.

Proyectos del Partido Socialista de Azul

Tenemos más de 100 proyectos para implementar en una gestión municipal socialista, más la firme voluntad de impulsar los que hemos mencionado antes que son valiosos cualquiera haya sido su autoría, y lo haremos también con aquellos que sigan surgiendo de las iniciativas comunitarias.

Muchos los hemos dado a conocer, y otros los difundiremos durante la campaña electoral. Pero, al menos, Comparato no debería soslayar  proyectos innovadores y progresistas, como: a) “Democracia con desarrollo” para darle máxima autonomía a las localidades de 16 de Julio, Cachari y Chillar; b) “Transporte público gratuito y de calidad” urbano e interurbano, para integrar la población y darle mejores oportunidades de estudio, de trabajo y de esparcimiento; c) “Emergencia del empleo público municipal” (ordenanza presentada), para instalar el concurso como método de ingreso y ascenso del personal, recomponiendo la carrera administrativa. Todos ellos han tenido mucha difusión, y han abierto las aguas entre las visiones rutinarias de algunos dirigentes políticos, y las estrategias igualitarias que postulamos como socialistas.

Tenemos motivos para creer que la oportunidad socialista para Azul trae esperanza y alegría a los azuleños, y así lo sentimos en la confianza y el cariño que la gente nos transmite personalmente, por las redes, y en las más distintas formas.

Pin It on Pinterest

Share This
Subscribete al Newsletter

Subscribete al Newsletter

 

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias.

¡Te has suscripto correctamente! Gracias